VERGÜENZA DE QUÉ

de que

Y me acuerdo de tus manos.

La uña rota de tu índice.

Del desgaste de tus yemas.

De lo áspero de tu palma.

Y  la rapidez de tus dedos.

Recorriendo el mapa que ellos mismos dibujaban.

Exhaustos.

Buscando descanso en el sudor de mis muslos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s